OPINIÓN

Jueves, 18 de Abril de 2013 11:32 hrs.

EL CAMPEONATO, EN HORA DE DEFINICIONES

Unión Española y O'Higgins son dos equipos que se manejan bajo conceptos futbolísticos similares, entregando continuidad a un proyecto técnico.
COLUMNA DE ALBERTO FOIULLIOUX

Cuando restan seis fechas para el término del torneo de transición a la nueva temporada, la carrera por el título está circunscrita a cuatro clubes: Unión Española, Universidad de Chile, O´Higgins y Universidad Católica.

De los cuatro, dos equipos corresponden a una política de continuidad en sus cuerpos técnicos, lo que se refleja en lo colectivo de sus elencos. Me refiero a Unión Española y O´Higgins. Las universidades todavía están en la búsqueda de su fondo de juego, que les permita salir airosos cuando no basta con sus individualidades.

Unión Española, con su forma de jugar, logró soslayar la partida de importantes elementos de su campaña anterior. Eduardo Lobos, Rafael Olarra, Braulio Leal, Mauro Díaz, Emilano Vecchio y Emilio Hernández no eran fáciles de reemplazar. Sin embargo, Diego Sánchez, Cristían Cueva, Francisco Castro, Matías Abelairas y al final Gustavo Canales, se adaptaron perfectamente al estilo rojo, manteniendo los de Santa Laura su buen rendimiento. Además, José Luis Sierra su entrenador, le dio confianza a los valores del fútbol joven como Manuel Navarrete y Oscar Hernández. Lo curioso es que Unión es considerado un equipo netamente ofensivo por los atacantes de que dispone. Sin embargo, la gran mejoría del equipo ha sido su organización defensiva. En once partidos, sólo le han convertido seis goles y su ataque es el tercero más efectivo detrás de las universidades.

Los rojos se perfilan como grandes candidatos si logran mantener su regularidad que les jugó una mala pasada en el campeonato anterior ante Huachipato.

O´Higgins, en varios aspectos, es similar al proceso de los hispanos. Eduardo Berizzo ha logrado mantener una forma de jugar que le sigue dando réditos a los celestes de Rancagua. Equipo de gran despliegue, en el cual juegan los que están en mejores condiciones. Esa dinámica incomoda bastante a sus rivales y le permite no dar por perdido un partido hasta que suena el pitazo final. ¿Cuál es la gran figura de O´Higgins? El equipo que está sobre las individualidades y que no ha sentido la partida de Ramón Fernández.

El caso de las universidades tiene matices distintos. En Universidad de Chile se sabía que la vara que había dejado Jorge Sampaoli era muy alta y que el entrenador que viniese iba a ser comparado permanentemente con el anterior.

El argentino Darío Franco aceptó el desafío y en el camino recorrido ya ha sabido de la importancia de los azules en el fútbol chileno. Creo que la formación que envió a jugar en Santiago ante Olimpia demostró su falta de conocimiento del medio. Lo dijo el entrenador de los paraguayos, Ever Almeida: para esos partidos no se puede prescindir de los jugadores con mayor oficio, y eso se pagó caro. Nadie niega las condiciones de los jóvenes de la “U”, pero como dicen hay que ir “mezclándolos” de a poco y en lo posible, no todos juntos.

La gran cantidad de partidos de los azules les ha pasado la cuenta y las lesiones han estado a la orden del día, lo cual no ha permitido a su técnico encontrar una alineación titular estable. La riqueza de su plantel le permite a la “U” mirar con optimismo lo que queda, pero estará supeditada a sus individualidades más que a su potencial colectivo que aún no aparece.

Universidad Católica aprovechó la experiencia del torneo anterior y se reforzó en los puestos en los cuales se detectaron ciertas carencias. Además Martín Lasarte ya pagó su derecho a piso y con mayor tranquilidad enfocó este campeonato. Con el transcurrir del mismo, han comenzado ciertos problemas, ya sea por lesiones o por abundancia en ciertos puestos. Lo que ha desdibujado a un once que en las primeras fechas parecía haber encontrado una forma de jugar y una alineación estable. Las lesiones de Cristián Álvarez y Hans Martínez han delatado problemas en el fondo, tanto así que de Hans Martínez han delatado problemas en el fondo, tanto así que de los cuatro candidatos al título, es al que le han anotado más goles.

Otro dilema se ha suscitado en el mediocampo por la abundancia de valores para los puestos. Tomás Costa, Milovan Mirosevic, Sixto Peralta y Carlos Villanueva son cuatro posibilidades para dos camisetas, que aparentemente todavía no tienen dueño. Esto ha frenado la marcha victoriosa del inicio del torneo y ha hecho que los cruzados jueguen más pendientes del resultado que de su identidad de equipo.

Como han podido apreciar, hay una linda competencia entre cuatro diferentes maneras de llegar a campeonar. Al cabo, seguirá la tan futbolera discusión entre la primacía de lo colectivo o de las individualidades,