NOTICIAS

Viernes, 24 de Febrero de 2012 12:00

FALLO DEL PARTIDO U. DE CHILE-IQUIQUE

El organismo disciplinario de la ANFP emitió su dictamen sobre el encuentro suspendido en el estadio Santa Laura.
FALLO DEL PARTIDO U. DE CHILE-IQUIQUE
VISTOS:

1.- El informe del árbitro don Patricio Polic respecto al partido
disputado por los clubes Universidad de Chile y Deportes Iquique el día 10
de febrero pasado, correspondiente al Torneo de Apertura del Campeonato de
Primera División 2012, en el Estadio Santa Laura-Universidad SEK,, en que
denuncia:: “ INCIDENTES: al minuto 50 del partido interrumpí el juego
con la opción de suspender, porque cayó en el campo de juego un proyectil
cerca del arquero de Iquique, luego este explotó con gran ruido con fuegos
de artificio que volvieron a explotar en el aire; producto de ello el
portero de Iquique quedó tendido en el piso momentáneamente con dolor en
los oídos, se atendió al portero y le pregunté como se sentía a lo que
respondió “que estaba bien y dice que puede seguir jugando” , este
objeto cayó de un sector de la barra de U. de Chile en el lado norte.
Antes de reanudar el juego nuevamente pedí que avisaran por altoparlantes
que de caer un fuego mas de artificio u objeto peligroso al campo de
juego, el partido seria suspendido. En ese intertanto que se informaba al
publico, explotó otro fuego artificial en el sector de la barra del sector
norte en el aire. Luego de reanudar el juego en el minuto 53 cae en el
campo una segunda bengala con fuegos artificiales que explotó en
múltiples ocasiones afectando a varios jugadores por lo que decidí
suspender el partido por no estar las condiciones de seguridad necesarias
para los jugadores y espectadores, ya que barristas de U. de Chile
mostraron reiteradamente una conducta hostil………”

2.- La denuncia interpuesta por el Directorio de la Asociación Nacional de
Fútbol Profesional referente a los mismo hechos, por la cual solicita de
este Tribunal “efectuar las investigaciones que se estimen pertinente y,
en caso de haber infracción a alguna norma, aplicar el máximo de sanción
que corresponda en contra del Club Universidad de Chile S.A.D.P”….

3.- Las alegaciones y defensas orales realizadas por el Club Universidad
de Chile S.A.D.P ante este Tribunal y formuladas por su Directivo señor
José Yuraszeck asistido por el abogado señor Juan Pablo Baraona,
alegaciones y defensas que en lo sustantivo este Tribunal resume en los
siguientes términos: a) Reconocimiento expreso por parte del denunciado de
los hechos materia de la denuncia; b) Reconocimiento expreso de la
responsabilidad objetiva que le cabe al Club respecto de los mismos hechos
denunciados y de las eventuales sanciones a que podría verse expuesto como
consecuencia de dicha responsabilidad; c) La total condena y rechazo de
los hechos acecidos en el estadio Santa Laura-Universidad SEK. d)
Petición que se consideren los antecedentes que exponen y que en sus
dichos demostrarían indubitadamente que las causas que motivaron la
suspensión del partido fueron provocadas por sectores de la barra del Club
claramente identificados en su condición de tales; e) El hecho público y
notorio que la acción de los barristas involucrados tuvo por fin y
objetivo preciso provocar la suspensión del partido como consecuencia de
expresar su molestia con la dirección del Club con motivo de no haberse
dado lugar a prebendas especiales a las cuales sentían tener derecho.
Dicho de otro modo, esta vez previo concertamiento y sin influir para nada
aspectos generados dentro del campo de juego, el propósito de obtener la
suspensión del encuentro obedecía a definiciones extradeportivas, hoy de
amplio conocimiento de la opinión pública, conocimiento entregado por
algunos de los responsables de las acciones realizadas; f) Que el Club
pese a todas las medidas que le correspondía realizar y que realizó para
evitar incidentes como los ocurridos, no logró controlar adecuadamente la
situación que precipitó los hechos del caso; g) Que el Club denunciado
posee los instrumentos y procedimientos destinados a la individualización
de una cantidad de personas que se denominan “abonados”, que no forman
parte de las barras y que cuentan con credenciales personales, nominativas
y por lo tanto intransferibles y código de barra verificador, las que son
adquiridas por estos “abonados” para cada campeonato. Estas acreditaciones
permiten hacer un claro distingo y control de ingreso al estadio para
quienes las poseen. Con estas credenciales no cuentan las barras por lo
que es posible y de manera objetiva impedir el acceso de estas sin afectar
a personas que claramente no han sido ni serán causantes de incidentes
como los que motivaron los hechos materia de la investigación que se
realiza por el Tribunal.
Termina su alegación, Universidad de Chile dando conocimiento, en
documento aparte, de cuales son las acreditaciones que permiten
individualizar a cada abonado y su control , solicitando al Tribunal que
atendido el mérito de los antecedentes que ha expuesto la medida
disciplinaria que se aplique, eventualmente, por éste sea la que permite
el artículo 66 inciso 6º letra c) del Código de Procedimiento y
Penalidades en relación con lo dispuesto con el artículo 63 Nº 1 y2 de las
Bases del Campeonato Nacional Apertura y Clausura Primera División 2012;
esto es, la prohibición de ingreso de la barra al estadio.

4. Las pruebas documentales y audiovisuales recibidas y las obtenidas por
el Tribunal en relación a los hechos denunciados.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que conforme al mérito de la investigación este Tribunal tiene
por acreditado lo siguiente:
1) Que en el partido de fútbol jugado el día 10 de febrero del año 2012,
en el estadio Santa Laura- Universidad SEK entre los clubes Universidad de
Chile y Deportes Iquique en el segundo tiempo, minuto 50, el arbitro señor
Patricio Polic procedió a detener el partido al caer al campo de juego
desde el sector norte del estadio, donde se ubicaban barristas del Club
Universidad de Chile claramente identificables, una bengala de gran ruido,
además de otros fuegos de artificio que explotaron en el aire, todo con
grave riesgo para los jugadores que se encontraban en el campo de juego y
para la misma terna referil.
2) Que no obstante lo anterior y luego de haberse reanudado el juego,
previo aviso por altoparlante del estadio en cuanto a que si se producía
un hecho similar, éste seria suspendido definitivamente y luego de
reanudarse el partido por unos instantes desde el sector norte del
estadio donde se distinguía claramente a integrantes de la barra del club
local se lanza una bengala al campo de juego la que explota en múltiples
formas, afectando a varios jugadores que se encontraban en su cercanía,
luego de lo cual el árbitro decide suspender el partido por estimar que
no estaban dadas las condiciones de seguridad para su continuación.
3) Que esta vez, como quizás nunca antes, para este Tribunal no cabe duda
alguna en cuanto a que la suspensión decretada por el árbitro se debió a
no encontrarse dadas las más mínimas condiciones de seguridad para los
intervinientes en el partido y que todas las acciones que generaron el
lanzamiento y explosión de los fuegos de artificios provenían de un sector
en especifico del estadio, sector adherente al Club Universidad de Chile y
realizados, específicamente, por una facción de sus barristas.
4) Que de la investigación realizada por este Tribunal y medios de prueba
ponderados conforme a su mérito, también resulta indubitado que los hechos
ocurridos fueron previamente concertados y realizados por personas
determinadas, motivadas por circunstancias totalmente ajenas al evento
deportivo que se desarrollaba. Circunstancia esta última que el Club
Universidad de Chile no supo y no pudo prever, siendo superadas las
medidas de seguridad adoptadas previas al partido las que demostraron ser
insuficientes e ineficaces.
5) Que al tenor de la normativa disciplinaria que se ha dado al Fútbol
Profesional Chileno para este tipo de eventualidades, para este Tribunal
al club Universidad de Chile el cabe una responsabilidad objetiva respecto
de lo ocurrido así como también a sus barristas todo lo que conllevará la
decisión que en lo resolutivo de este fallo se explicitará.

SEGUNDO: Que los hechos que se han dado por configurados y acreditados,
los que, incluso, han sido reconocidos por el propio denunciado, fueron de
gravedad, pusieron en serio peligro la normalidad del espectáculo y la
integridad física, o al menos pudieron poner, de varios de sus partícipes.

TERCERO: Este Tribunal reitera lo señalado en sentencias anteriores, en el
sentido que la violencia y comportamiento indebido de las barras, en
cualquiera de sus manifestaciones, en los estadios es un flagelo que es
imperioso combatir por todos los estamentos ligados a la actividad del
fútbol profesional; que la normativa internacional dictada por FIFA,
obligatoria para todas las federaciones nacionales, regula y sanciona la
ocurrencia de estos hechos, y que la reglamentación local establece una
amplia gama de sanciones que éste Tribunal puede aplicar.

CUARTO: En este contexto, el Tribunal deja constancia, una vez mas, que
una adecuada interpretación de la normativa aplicable en la especie
permite entender que la intención de la misma es sancionar de manera
efectiva y perentoria todas las conductas inapropiadas de los hinchas,
simpatizantes o barristas del club correspondiente, cualquiera sea la
forma que se manifiesten dichas conductas, más allá de que no se le impute
al club respectivo una conducta u omisión culpable.

QUINTO: Que el artículo 66 del Código de Procedimiento y Penalidades de
la ANFP establece que “el club que haga local es responsable de la
conducta impropia de los espectadores, aún cuando no se le impute una
conducta u omisión culpable (…) El citado artículo agrega que “La
responsabilidad aludida en los incisos anteriores, tendrá lugar haya o no
el árbitro del juego decretado la suspensión parcial o definitiva del
mismo. En caso de ocurrir algunos de los hechos señalados, el Tribunal de
Disciplina, por denuncia del árbitro del partido, del Directorio de la
Asociación, de cualquier club participante en el Torneo o de oficio, podrá
aplicar una o más de las siguientes sanciones: a) Amonestación al Club;
b) Multa de 100 Unidades de Fomento; c) Prohibición de ingreso de Barras
al estadio, de uno a cinco fechas; d) Suspensión del estadio, si en los
incidentes han participado adherentes del club local, de una a cinco
fechas, suspensión que deberá cumplirse en forma consecutiva; y, e)
Realización de uno a cinco juegos a puertas cerradas”

SEXTO: Que este Tribunal haciendo uso de la normativa reglamentaria
vigente y aun considerando las limitaciones que ella tiene en cuanto a
generar medidas que efectivamente permitan sancionar a quienes de manera
irresponsable o dolosa generan incidentes que derivan en circunstancias a
las que se esta habituando en el fútbol Chileno, hará también resolución
sancionatoria de la manera y términos que se expresaran en lo resolutivo
del fallo.

SEPTIMO: La facultad de apreciar la prueba en conciencia que este Tribunal
tiene.

SE RESUELVE:

Aplíquense al Club Universidad de Chile las siguientes sanciones:

1) Jugar un partido oficial, en que le corresponda actuar en calidad de
local, a “puertas cerradas”.

La referida sanción deberá ser cumplida en el primer partido del Torneo de
Apertura de Primera División 2012, que con posterioridad a la notificación
de este fallo le corresponda al Club Universidad de Chile intervenir en
calidad de local, cualquiera que sea el recinto deportivo en que sea
programado dicho partido.

En el partido en que la sanción deba cumplirse sólo podrán ingresar al
estadio, incluyendo todas y cada una de sus instalaciones y lugares, los
planteles de los clubes intervinientes en el partido que se trate y sus
cuerpos técnicos, la cuaterna arbitral, los miembros de la Comisión
Nacional de Arbitrajes, miembros de la Comisión de Control de Doping,
periodistas acreditados ante la A.N.F.P., personal policial, equipo
técnico del Canal del Fútbol, personal médico, administrativo y técnico
del estadio en que se juegue el partido, pasapelotas, camilleros y
personal de la Ambulancia, Dirigentes y personal administrativo de los
clubes intervinientes, Dirigentes y personal administrativo de la
Asociación Nacional de Fútbol Profesional y miembros de los órganos
jurisdiccionales de la misma asociación.

2) Sin perjuicio de la sanción señalada en el numeral anterior y una vez
cumplida ésta, el Club Universidad de Chile es sancionado a jugar cuatro
partidos con prohibición del ingreso de sus Barras al estadio. La referida
sanción deberá ser cumplida en los partidos del Torneo de Apertura de
Primera División 2012, que con posterioridad al que deba jugar a “puertas
cerradas” le corresponda al Club Universidad de Chile intervenir en
calidad de local, cualquiera que sea el recinto deportivo en que sea
programado dicho partido.

Para el cumplimiento efectivo de esta sanción solamente no serán
considerados “Barras” aquellas personas que cuenten con las acreditaciones
nominativas que contengan la individualización de su beneficiario y el
respectivo código de barra que el Club Universidad de Chile les ha
otorgado para todo el año 2012 y que de acuerdo a lo informado por el club
son las siguientes:
1) Tribuna Marquesina: 1.807 tarjetas doradas numeradas, mas 1.800
Cortesías (Auspiciadores, Jugadores, Personal del Club, Jugadores y
Personal del Fútbol Joven).TOTAL: 3.607 personas.
2) Pacífico Lateral Sur: 1.226 tarjetas rojas.
3) Galería Sur: 5.719 tarjetas blancas; 150 Cortesías (sólo auspiciadores).
4) Tribuna Andes: 2.612 tarjetas plateadas numeradas; 400 Cortesías (sólo
auspiciadores).

En consecuencia, el total de personas adherentes al Club que podrán
asistir a los partidos en que el Club Universidad de Chile deba disputar,
en calidad de local, bajo la sanción impuesta no podrá superar la cantidad
de 13.714 espectadores. Todas estas acreditaciones, además, deberán ser
confrontadas con las respectivas cédulas de identidad de sus titulares,
encargándose el club local, a través de sus sistemas de control de
operaciones, de implementar y efectuar este último control, bajo el
apercibimiento de incurrir en desacato.

Adicionalmente, el Club Universidad de Chile deberá adoptar todas las
medidas que sean necesarias para impedir que las personas adherentes que
ingresen al estadio haciendo uso de sus acreditaciones, se ubiquen en los
sectores asignados usualmente para las Barras, los cuales deberán
permanecer clausurados durante la realización de los partidos que se
disputen bajo la sanción.

De conformidad a lo dispuesto en el artículo 51 de las Bases del
Campeonato Nacional Apertura Primera División 2012 el Club Universidad
de Chile también deberá tomar todas las medidas destinadas a impedir, por
parte de las personas portadoras de acreditaciones nominativas, el ingreso
de fuegos artificiales, bombas de ruidos, petardos u otros elementos
similares contemplados en la Ley de Control de Armas bajo apercibimiento
de la sanción establecida en el numeral 4 de la misma disposición.

Además, se establece que en los partidos en que el Club Universidad de
Chile deba disputar bajo la sanción impuesta, podrán ingresar al estadio
los socios de los clubes rivales, debiendo exhibir, cada uno de ellos, su
identificación de socio, junto con la cédula de identidad.



Fallo acordado por la unanimidad de los integrantes presentes en la vista
de la causa, señores Angel Botto, Exequiel Segall, Alejandro Musa y Alvaro
Ramírez.

Notifíquese.
CAMPEONATO SCOTIABANK APERTURA 2014-2015
  • Pts.
  • PJ
  • PG
  • DIF